Una de las cosas más interesantes de las aves es que son animales sociales. Por lo tanto, es posible enseñar a hablar a un ave. Suelen vivir en grupo, por lo que está en su naturaleza la interactuación con otros seres vivos. Pero no todas las aves son capaces de hablar, así que primero descubre si puede o no hacerlo.

Para enseñar a hablar a un ave, lo primero que necesitas es mucha paciencia. A eso añádele dedicación y tiempo y seguro que tienes resultado. En el caso, que finalmente tu ave no se decida a hablar, no te preocupes, se sentirá mucho mejor por la atención prestada y seguramente cantará y piará más continuo. Esta será su manera de dirigirse a ti. Tu ave te agradecerá el tiempo que le dediques, aprenderá y disfrutará de tu compañía. Comprueba que estará más contenta.

Interactúa mucho, de esta manera le serás familiar, ganará confianza y percibirá tu voz como algo normal. Sobre todo, cuando son pequeños, donde se les ha de hablar de manera suave y dulce. Conseguirás una buena relación, y os aseguramos que esto ayuda a la hora de enseñar a hablar a un ave.

Las actividades que realices han de ser diarias, 2-3 veces al día y entre 3 y 5 minutos. Es importante tener una rutina para enseñar a hablar a un ave, ya que también lo verán como un ejercicio periódico. También puedes grabarte y ponerle el audio para que lo escuche, pero no más de 5 minutos, ya que eso puede causarle aburrimiento y no servirá de nada.

Cuando nos decidimos a enseñar a hablar un ave hemos de escoger palabras cortas, fáciles y que tú digas mucho en casa. Puedes enseñarle su nombre, o palabras del tipo “hola” y “adiós”.

Tener al ave cerca de ti es importante, por ejemplo, cerca de tu boca, de manera que sea capaz de ver las vocalizaciones de las palabras mientras las repites. Otra técnica importante para enseñar a hablar a un ave es relacionar comportamientos o acciones con las palabras que digas.

Si en casa sois dos, aprovechar para hacerlo juntos, es mucho más sencillo enseñar a hablar a un ave cuando más personas captan la atención del ave.

Y por último y lo más importante a la hora de enseñar a hablar a un ave, no olvides los premios. Si realiza lo que le pedimos, eso ha de ir acompañado de una recompensa, mientras que, si no lo hace, muéstraselo y evita el premio.

Categorías:Cuidados y juegos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code